Sign-nature – Fragmento de una entrevista a un escritor de grafiti

sign-nature-mac

El siguiente texto es un fragmento de la entrevista realizada por Maricela Vélez al escritor de grafiti Joems, previo a la inauguración de la muestra Sign – Nature que se realizará en el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá.

¿Joems, cómo se hizo grafitero?

Desde pequeño me interesé por el movimiento hip hop, pero fueron acercamientos desde la música, desde el cuerpo, practicaba el break dance. Fue más grande, en mi madurez, que empecé a relacionarme con artistas del grafiti y me descubrí como grafitero y empecé a entrar en este universo. Fue un gusto, una inquietud que se volvió mi profesión al coincidir en momentos y con personas que me inspiraron. Y, bueno, luego entré a la academia, en donde estudié artes plásticas y aunque tuve muchos momentos de contrariedad por mis convicciones, me hice artista con título y jamás abandoné lo que me llevó allí, el grafiti.

¿Qué quiere transmitir con el grafiti ‘writing’?

No pretendo transmitir nada, solo estar ahí, hacer presencia en la calle, aunque… ¡Eso ya lo es todo! Es desear estar en la memoria colectiva, hacer parte de todos y a la vez de nada. Tengo mi taller, en donde hago bocetos y ensayo las formas, colores, texturas y modelos de mis letras, de mi nombre. La gente piensa que el grafitero es solo alguien que va por ahí sin causa ni conceptos y no, somos muchos quienes, al tomarlo como un ejercicio de vida, nos esforzamos por estudiar, ensayar y descubrir formas, técnicas y estilos que nos permitan reinventarnos, encontrar nuevas identidades que nos representen.

Sin que sea mi objetivo principal, he hecho presencia en las calles, en los muros, manifestando mi opinión respecto a problemáticas sociales y políticas, como el del Paro Nacional Agrario Campesino del año 2013, pero, en un gesto de opinión como cualquier ciudadano, solo que yo lo hago desde mi escritura porque es la forma como mejor me expreso. Mi deseo es estar ahí.

¿Por qué hacer firmas?

La firma ha sido una expresión social poco analizada, pero si usted se pone a ver va a encontrar que el acto de firmar reafirma la identidad individual y, por supuesto, el poder, como firmar un cheque, dar una autorización. En el arte no es distinto… ¡O tal vez sí, porque tiene aún más poder! Fíjese que en el mundo de la comercialización y valoración del arte la ausencia de la firma puede reducir considerablemente el precio de una obra o la solo firma de un artista famoso puede costar lo mismo que una pintura muy elaborada del mismo. En el grafiti, que cuenta con el privilegio de ser menos interesado, también hay una profunda razón simbólica, tal vez luchar contra la marginalidad, reafirmarnos como agentes activos en la lucha de un espacio, hacer resistencia. Qué sé yo, yo solo quiero estar, solo estar ahí, en la cotidianidad de sus rutinas, aunque usted no sepa quién soy yo, ni entienda lo que escribo.

 

¿Cuál es el papel del grafiti en la sociedad?

El grafiti, como cualquier otra manifestación, no es algo que se pueda instrumentalizar, es decir, no es algo que sirva para algo, sino una expresión que en un contexto como el de Colombia puede ser una herramienta de transformación social que permite la libre expresión, la tolerancia y otras formas de relacionarse en determinadas circunstancias.  Su relación con la música hip hop lo hace cercano a personas que como yo llegan a él por los movimientos, ritmos y letras de denuncia que respondieron a nuestras inquietudes. El Estado colombiano se ha dado cuenta de esto y por eso Colombia es de los pocos países que tiene un decreto a favor de una práctica responsable de este movimiento, a pesar de la satanización y vandalización que nos han sentenciado.

Creo que los museos tienen la posibilidad de reivindicación del movimiento grafiti, que sus dinámicas educativas pueden estimular una campaña de sensibilización en donde los públicos, aunque no les guste,  puedan aprender sobre nuestra forma de expresión y de esta manera contribuir a una sociedad más tolerante, reflexiva y crítica.

Maricela Vélez

Coordinadora de Educación

Anuncios

Acerca de gutech

En 1986 hice mi primera animación con un Atari y la edité con dos betamax, en 1989 hice mis primeros dibujos vectoriales con CorelDraw; como Artista Plástico pertenezco a la generación de transición entre lo análogo y lo digital. Como Museólogo he buscado aprovechar mis conocimientos para integrarlos en una experiencia digital en los museos. Cada día es un aprendizaje y esto es lo que comparto con mis lectores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s