De la reducción de las cabezas a la ampliación de las ideas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los jíbaros son una tribu muy conocida en el Ecuador, causaron terror no solamente en la época prehispánica entre los invasores incas sino aún después en la conquista española por sus prácticas de cortar la cabeza del enemigo derrotado y luego introducirla en una olla con agua hirviente y pócimas vegetales para reducirla; finalmente la colgaban en sus cuellos a manera de trofeo de guerra.

En este contexto podemos analizar la obra de Maquiamelo, que se presenta actualmente en el Museo de Arte Contemporáneo de Bogota, quien apela a algunas de estas estrategias para reducir las cabezas de aquellas figuras que se han posicionado en nuestra imaginario colectivo como grandes divas.
Figuras generadas por los medios masivos de comunicación, inicialmente por el cine y la prensa escrita, y en la actualidad por la amplia difusión de las redes sociales; reducir una cabeza es un proceso bastante lento y dispendioso, requiere también de conocimientos para que no pierda la forma y se logre distinguir a primera vista de que personaje se trata.

Para los jíbaros, era lo que ellos llamaban el muisak, o el espíritu del guerrero. Este espíritu era sometido no solamente física, sino simbólicamente al reducir su cabeza y portarla como una especie de talismán que brindaba protección del resto de los enemigos.

Maquiamelo utiliza este símil de la reducción de cabezas para mostrarnos en un espejo, como hemos generado una serie de figuras endiosadas a las cuales seguimos ciegamente.

Muchas de ellas han muerto jóvenes, y el morir joven es permanecer en la memoria visual como una persona que no envejece.

Maquiamelo se burla de esa eterna juventud, se burla del aura que rodea a estos sexsimbols, mediasimbols, rompe con los iconos, se burla de todo aquello en lo cual hemos puesto nuestra fe mediática.

Nos introduce en la desilusión, en el asombro de ver a aquellas divas en su estado más real y matérico: un amasijo de piel y cabellos que sólo sirve de trofeo al gran dios del consumo.

Gustavo A. Ortiz Serrano
Director MAC

Anuncios

Acerca de gutech

En 1986 hice mi primera animación con un Atari y la edité con dos betamax, en 1989 hice mis primeros dibujos vectoriales con CorelDraw; como Artista Plástico pertenezco a la generación de transición entre lo análogo y lo digital. Como Museólogo he buscado aprovechar mis conocimientos para integrarlos en una experiencia digital en los museos. Cada día es un aprendizaje y esto es lo que comparto con mis lectores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s