El templo como cuerpo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Pues del mismo modo que el cuerpo es uno, aunque tiene muchos miembros, y todos los  miembros del cuerpo, no obstante su pluralidad, no forman más que un solo cuerpo, así también Cristo”.

San Pablo a  los Corintios.

Si entendemos el cuerpo como una metáfora del universo y el universo a su vez como parte integrante de todo lo que entendemos hoy como un macrocosmos, podemos adentrarnos con más tranquilidad en la propuesta que realiza Gustavo Vejarano en las salas del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá.

A través de diferentes ambientaciones, colores y formas Vejarano nos introduce en una serie de conceptos que el arte ha venido trabajando desde sus inicios, la búsqueda de la armonía y el equilibrio entre lo interno y externo, la visión interior y la visión exterior, el diálogo permanente entre los diferentes ámbitos, tanto materiales como espirituales, en los que nos movemos como seres vivos.

Diferentes culturas se han apropiado de la lectura por planos que componen la realidad, algunos más relacionados con la metafísica, otros en un aspecto netamente cromático, todo esto sin dejar de lado las diferentes corrientes filosóficas, religiosas  y culturales que han dado sustento a las diversas concepciones del mundo.

La geometría sagrada inscrita en cada uno de los elementos que componen el mundo real, y los más recientes descubrimientos de la astrofísica que muestran la asombrosa similitud entre lo micro y lo macro, nos muestra que apenas estamos descubriendo, que apenas estamos despertando para comprender la inmensidad el cosmos y cómo interactuamos con él.

El símil el cuerpo que emplea San Pablo cuando escribe a sus discípulos de Corinto donde los motiva a comprender la unidad y la diversidad nos sirve en este contexto para entender la obra de Gustavo Vejarano, es decir un cuerpo de obras conformado por diferentes miembros que interactúan y se relacionan en función de un objetivo: Trascender.

El camino secreto, es esencialmente el camino del descubrimiento, de la apertura, de la curiosidad, de la inmensidad. No nay fórmulas para recorrerlo ni para abandonarlo, puede iniciar en cualquier momento, puede ser largo o corto, llano o tortuoso, frío o ardiente, húmedo o seco, placentero o aburrido, oscuro o luminoso, monótono o hilarante, puede ser todo lo que usted desea que sea pero no limitará a su pensamiento, siempre será mas amplio y complejo de lo que puede llegar a concebir, pero en cualquier caso lo invitamos a recorrerlo.

Gustavo A. Ortiz

Director

Anuncios

Acerca de gutech

En 1986 hice mi primera animación con un Atari y la edité con dos betamax, en 1989 hice mis primeros dibujos vectoriales con CorelDraw; como Artista Plástico pertenezco a la generación de transición entre lo análogo y lo digital. Como Museólogo he buscado aprovechar mis conocimientos para integrarlos en una experiencia digital en los museos. Cada día es un aprendizaje y esto es lo que comparto con mis lectores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s