Un museo de experiencias

 

-¡Juan, llegaron de España!- Estas eran las palabras que me daban la bienvenida al Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá (MAC). Fue entonces cuando Juan David Quintero, curador del museo, bajó de la oficina haciendo de mi llegada un mar de abrazos y exclamaciones. Tras un momento de emoción, llegaron las presentaciones; no podía creer que tras meses intercambiando correos electrónicos y la odisea de conseguir los documentos que necesitaba ya estuviera aquí, en este peculiar edificio de forma circular que guardaba numerosos secretos desconocidos para mí.

Comenzó entonces mi aventura apoyando el área de educación del museo, coordinada por Tatiana Quevedo y que cuenta con un equipo de voluntarios y colaboradores realmente especial. Con ellos aprendí a organizar y diseñar acciones educativas adecuadas al contexto, a interactuar con los visitantes del museo, a saber cómo causar cierto impacto en ellos, a dar significado a las experiencias de aprendizaje, aprendí a poner en valor los procesos educativos del museo y a ver el lado más humano y social de la cultura.

Durante los cuatro meses que han durado mis prácticas en este espacio, he tenido la oportunidad de relacionarme no sólo con el equipo de trabajadores, voluntarios y practicantes que aquí se encuentran. Por la localización del museo, en el barrio Minuto de Dios, y por su carácter de ser un museo para la comunidad, he contado con la oportunidad de interactuar con las personas que forman parte de ella como son sus vecinos, tanto niños como de edad más avanzada, los alumnos del colegio, estudiantes y profesores de la universidad UNIMINUTO, etc.

Como extranjera esto ha supuesto que mi experiencia de prácticas aquí haya sido sumamente enriquecedora, aprendiendo de las personas que conforman esta comunidad, de sus costumbres y valores, sumergiéndome en la cultura bogotana y en el patrimonio artístico colombiano. Las experiencias que he vivido en esta ciudad y concretamente en este museo han detonado un cambio en mí. Ahora me dispongo a cruzar de nuevo el charco y volver a casa, con un millón de recuerdos que, me atrevo a decir, han hecho que comprenda mejor el mundo y me han transformado como persona y pedagoga. Solo me queda dar mi agradecimiento al maravilloso equipo del MAC por haber hecho de mi estancia una experiencia realmente significativa.

 

Catalina Álvarez

Pasante de Educación

Anuncios

Acerca de gutech

En 1986 hice mi primera animación con un Atari y la edité con dos betamax, en 1989 hice mis primeros dibujos vectoriales con CorelDraw; como Artista Plástico pertenezco a la generación de transición entre lo análogo y lo digital. Como Museólogo he buscado aprovechar mis conocimientos para integrarlos en una experiencia digital en los museos. Cada día es un aprendizaje y esto es lo que comparto con mis lectores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s